viernes, 11 de diciembre de 2009

Clase política argentina: dejen de embarrar la cancha

Señores políticos de la República Argentina:


Ayer, 10 de diciembre, se conmemoraron 26 años del retorno de nuestro país a la democracia, ya que ése mismo día pero de 1983 Raúl Alfonsín asumió la presidencia de la nación de manera democrática luego de la dictadura.


Viendo lo que es la democracia hoy en día en nuestro país debo reconocer que siento una profunda y sana envidia por la forma que la misma democracia tiene en otros países. Sería sencillo encontrar diferencias con países del primer mundo que tienen una más larga historia y llevan más tiempo limando el sistema, pero no les pido que vayamos tan lejos y simplemente crucemos las fronteras para ver cómo funcionan las cosas en nuestros países vecinos.


Del conjunto de países formado por Chile, Bolivia, Paraguay, Brasil, Uruguay y Argentina, sólo en Argentina y Paraguay los presidentes han perdido considerablemente el apoyo de la gente y la buena imagen que tenían al asumir sus cargos.


En Chile Michelle Bachelet asumió su cargo con una imagen positiva muy baja y hoy supera el 70% de imagen positiva.


Lula da Silva, en Brasil, asumió su cargo como presidente en 2003 con el 61% de los votos, en 2006 inició su segundo mandato tras la reelección y hoy en día tiene el 69,9% de imagen positiva.


Hace pocos días el pueblo Boliviano volvió a elegir a Evo Morales como su líder, a pesar de los conflictos que tuvo con los sector más ricos del país, con más del 60% de los votos.


También hace poco pero en Uruguay, Tabaré Vázquez terminó su mandato con el 71% de imagen positiva y dejó su lugar a José Mujica.


Por su parte Fernando Lugo perdió notablemente su imagen positiva cuando tras asumir como presidente de Paraguay empezaron a aparecer un supuesto hijo no reconocido que habría sido gestado cuando Lugo aún era sacerdote.


En Argentina Cristina Kirchner asumió el cargo con una imagen positiva del 70% y en poco menos de 6 meses, tras el conflicto con el campo, su imagen sufrió una caída estrepitosa y hoy está en un 23% sin miras de mejorar a futuro.


Como ciudadano reconozco que la confianza en los políticos se agotó hace tiempo y que la paciencia es muy poca. Pero es que ustedes no hacen más que doblar, y hasta quebrar, las reglas para que jueguen a su favor perjudicando el funcionamiento de la democracia.


Ser candidato de un partido, y cambiar de partido luego de salir electo. Perder las internas y formar un partido nuevo para ser candidato. Candidaturas testimoniales. Son sólo algunas de las tretas que utilizan para salir siempre ganando y, como efecto colateral, de a poco ensuciar la democracia que tanta sangre nos costó.


En las recientes elecciones presidenciales de la República Oriental del Uruguay, los candidatos mostraron sus propuestas y a pesar de las distintas ideas políticas de los candidatos todos estaban de acuerdo en algo: trabajar juntos para sacar al país adelante. En los últimos años las elecciones en Argentina se basan más en tirar basura a los rivales que tratar de proponer plataformas de trabajo para mejorar el país.


Como ciudadano me siento defraudado y como votante estafado por la clase política. Creo que es hora de que se pongan serios en lo que tienen que hacer, y que sea para el bien del pueblo. Basta de pensar en el bien personal y comencemos a pensar en la mejor forma de sacar el país adelante entre todos y para el bien de todos. Que los cambios sean para el bien de la mayor cantidad de habitantes posibles, y no para los pocos con poder.

4 comentarios:

Federico Zitelli dijo...

Cuanta razón tenés en lo que decis lucho. El gobierno obviamente no hace todo bien, pero tampoco lo hace todo mal. Lamentablemente el gobierno se peleo con el mayor distribuidor de información, lo que ésto provoca que la información nos llegue un "poco filtrada" y si uno no se detiene a pensar, discutir y porque no dudar de lo que nos dicen y lo tomamos como "la verdad", provocando la baja en la imagen positiva de la presidenta.
Yo también voto para que los gobernantes y no gobernantes se pongan a remar para el mismo sentido.
No entiendo el término oposición, oponerse a que? a lo que haga el gobierno de turno?

Federico Zitelli dijo...

Me olvide de tres temas importantes:
1º Como puede un gobierno gobernar si está "durmiendo con el enemigo", lo digo por el vicepresidente de la nación Julio Cleto Cobos
2º El ex ministro de economía (Lousteau) dijo una frase muy interesante hace un tiempo que reflejaba lo siguiente: de una reunión conciliadora se logra algo cuando todos pierden algo.
3º Todo esto me trae a la mente un par de canciones de Copani, por ejemplo: Cacerola de teflón, señor vicepresidente y marcha de la oposición

Angel Gris dijo...

En la mala imagen de la presidenta sin dudas tiene que ver la mano del grupo Clarín, pero tampoco son ningunos santos los K, y lo que más me molesta no es lo que hacen sino cómo lo hacen. Se les suben los humos a la cabeza y se quieren llevar a todos por delante. Lo del campo no hubiese llegado a ser un conflicto como el que fue si en lugar de querer imponer el aumento de las retenciones lo hubiesen hecho por derecha, como correspondía. Los números que dibujan en el INDEC es algo que no tiene explicación, y para colmo se rodean de personas conocidas por ser matones y prepotentes.
Lo de Cobos es otro tema que da para largo. Yo estoy de acuerdo con lo que hizo Cobos (a pesar de que pienso que las retenciones al campo eran justas), y si están "durmiendo con el enemigo" es porque se asociaron con una persona de ideas políticas distintas para ganar votos, en lugar de buscar un vicepresidente de los mismos ideales. El error es los K por armar mal la fórmula presidencial.

Federico Zitelli dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.