sábado, 30 de junio de 2007

Nos corre la muerte

Desde el momento que nacemos no hacemos otra cosa mas que acercarnos lentamente al momento de nuestra muerte. Esa inexorable marcha hacia el trágico destino que nos aguarda es lo que nos obliga a hacer algo antes de que nuestra hora llegue. Hace tiempo que vengo masticando ésta idea y cómo se aplica, en particular, a la muerte del deseo y del amor. El otro día estaba buscando unas cosas de Alejandro Dolina en internet y encontré un texto que viene como anillo al dedo para ésta humilde entrada:


"El hombre se va a morir, pero tiene apetito de eternidad. El hombre es mortal y es esa tragedia la que lo hace libre, la que lo convierte en constante posibilidad. Posibilidad de caída o de salvación. El hombre se va a morir y por eso ama, y por eso escribe poemas."


Es decir, el hombre busca trascender y lo busca realizando tareas que perduren mas allá de la muerte. Plantar un árbol, tener un hijo, escribir un libro. Como queda claramente expuesto, es la finitud de nuestra existencia lo que nos hace ponernos en marcha. La inmortalidad quizás sea el mas temible enemigo de la iniciativa.


Hagase el siguiente experimento: preguntar a una persona qué haría si supiese que inevitablemente la queda 1 mes de vida. Gastar los ahorros, decir cosas que antes no se animaba, besar a aquella chica que le gusta desde el colegio pero nunca se animó a confesarlo. Seguramente casi todas, cuando no todas las respuestas, seguiría el precepto "No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy".


Traslademos ésta idea al plano amoroso. ¿Está mal pensar que una relación no va a durar para siempre?. Muy posiblemente sea ése pensamiento el que salve a una relación de convertirse en una costumbre. Probablemente esa idea evite que la pasión sea rutina. Al pensar que el amor puede morir, todo los días va a hacer algo por reconquistar a su pareja y procurará disfrutar al máximo lo que tienen, pensando que algún día puede terminar. Y si todos los días hace algo por reconquistar a su pareja seguramente el amor durará mas tiempo. Y si disfruta cada momento con su pareja, el día que se termine no podrá reprocharse por no haberlo disfrutado.


Por eso creo que tanto en la vida como en el amor a la muerte hay que respetarla, no temerla.

5 comentarios:

Adrian dijo...

Es una idea un tanto complicada en la que te metiste luciano, y por lo tanto es un tanto complicado escribir un comentario al respecto, pero bueno, vamos a intentar hacerlo lo mejor posible.
No se si busco "trascender" (quiza porque soy muy chico y no me doy cuenta de ciertas cosas, como la muerte, que parece taaaaan lejano), en realidad lo que busco es ser feliz la mayor parte del tiempo. Esos pequeños momentos de felicidad son lo que hace valer la pena estar vivo. Que se yo, puede ser compartir un momento de alegria con personas queridas, estar con mi pareja, tomar un helado, dormir hasta tarde, tener un dia al pedo para gastarlo en estar tirado en el sillon viendo tele, etc. Es bastante amplio y con muchos "matices" o "niveles" de felicidad.
Y de lo que pones del amor, que puedo decir. Es dificil no caer en la rutina, no se si alguien lo logro alguna vez. Es dificil con el ritmo de vida que se lleva hoy en dia, dedicar aunque sea solo una hora del dia en reconquistar a la pareja. Si hay dias en que ni se ven! Pero bueno, es cierto, si no tenes una hora al dia, por lo menos que sea un dia del fin de semana.
En fin, aun nos falta TANTO por vivir, asi que cuando vayan pasando las cosas iremos viendo.

El Analista dijo...

Alguna vez hable de algo parecido, no con la muerte en mente si no con la vida. Soy acerrimo partidario de vivir el hoy, no reniego del pasado del que he aprendido y me ha hecho ser lo que soy y no me enceguezco o como se escriba al futuro, del pasado de los herrores saco lo positivo, una enseñanza, no me pre ocupo por lo que no puedo resolver hoy por que es cosa del mañana, me ocupo en su momento, asi es que disfruto el dia a dia, ni mi trabajo ni mis otras actividades se convierten en rutina de esa manera, no es facil pero no es imposible, claro, soy humano y a veces las circunstancias me ganan, pero bueno, es parte de la vida tambien

Federico Zitelli dijo...

Es verdad... pero también me parece utópico el de vivir el hoy sin preocuparte por el mañana. Hay que buscar un punto medio, en el que no te preocupes tanto por el mañanta pero que lo tengas presente.
Con el tema del amor, estoy 100% de acuerdo con vos, el amor no es para toda la vida, no es algo que se mantiene por si solo, que una vez obtenido no hay que hacer nada más, al contrario, una vez obtenido viene lo más complicado, pero lo más lindo, el mantenerlo. Sino, el amor se convierte en constumbre, en rutina y a la larga termina desapareciendo.
El reconquistar a tu pareja, no me parece que haya que tomarlo muy literal, (no hay que chamuyarla otra vez) 1º porque es mas complicado, ella ya te conoce y sabe cuando chamuyas y cuando no (en mi caso). Pero si hay que mantener la relación con pequeñas cosas todos los días y no grandes cada tanto. En fin es solo una opinión......

vincent dijo...

Que pasa con la gente?? cuando despetaran? hay que vivir la vida!! Hay que amar!! Solo va a trascender aquellos que se animaron a cambiar. Aquellos que viven mas alla de la moral y lo social Aquel que se escucha asi mismo
Vincent

VINCENT dijo...

VINCENT