jueves, 21 de agosto de 2008

"Vos no me querés porque...

...soy gorda", me dijo. "Pero yo voy a bajar de peso y te vas a enamorar de mí".


Primero contuve una sonrisa por no creer lo que me estaba diciendo. La verdad es que no la quiero simplemente porque no la quiero. Cualquier otra cosa que venga a completar la frase "no te quiero porque..." no sería más que una excusa y, seguramente, una mentira.


Si pudiera entender que "no estoy listo para formar una pareja" quiere decir "no estoy listo para formar una pareja con vos". Si viese que cuando le digo "no sos vos, soy yo" me gustaría terminar diciendo "soy yo el que quiere a otra persona a su lado".


¿Tanto cuesta aceptar un rechazo?


Todavía recuerdo el día en que me dejó diciendo que yo era buena persona y merecía estar con la mujer que quiera. Un poco raro viniendo precisamente de la mujer con la que quería estar, justo en el momento que me estaba dejando.


Poco demora uno en darse cuenta que en realidad no lo quieren, lo que puede llevar tiempo es aceptarlo.


Intentos de reconciliación en todas las formas. Llamadas de teléfono con excusas poco creíbles, ostentosos regalos aprovechando la llegada de un cumpleaños, interminables cartas de amor que recién ahora se acuerda de escribir (en años de noviazgo no escribió ni media frase), horas al acecho pensando que no se da cuenta.


Hay que vivir y dejar vivir. Por eso brindo por los que saben cuándo es el momento de partir y lo hacen silenciosamente, sin dar portazos. Porque al igual que en las películas, un mal final puede venir a arruinar toda la historia. Y es mejor guardar un buen recuerdo de lo que alguna vez fuimos, y no el amargo sabor de cómo nos separamos.

6 comentarios:

Federico Zitelli dijo...

Muy interesante reflexión sobre algo tan simple pero tan complicado como eso....

Adrian dijo...

jaja, me encantó el párrafo 5! Supongo que a todo el mundo le habrá pasado al menos una vez!

Angel Gris dijo...

Lo del primer párrafo no me pasó a mi, pero sí a un amigo.
Lo del quinto párrafo si fue una viveza propia, y una de las peores excusas para rechazo que escuché en mi vida. Hay gente a la que le cuesta decir algo tan directo como "no te quiero"

José dijo...

Jeje, no sé porqué muchos de los párrafos me parecen un monologo...

ziRta dijo...

Qué cierta es esta reflexión. La verdad es que cuesta aprender a alejarse a tiempo... Pero bueno, se pierde mucha dignidad cuando se está enamorado xD

Llegué aquí por Adrian, es que toqué este tema en mi tira Oseano :) http://oseano.net/no-eres-tu-soy-yo
¡Saludos!

Angel Gris dijo...

Hay gente que pierde mucho mas que la dignidad, la mitad de la casa, el auto y los hijos...
Pero si a eso le sumas que hay gente que pierde la dignidad por mucho menos, y otra tanta que nunca tuvo dignidad, me parece que recién entonces empiezas a hacerte una imagen de cómo es la situación.